¿Qué es Fascial Fitness?

¿Qué es Fascial Fitness? abril 27, 2022Leave a comment

La Fascia es más comúnmente conocida como ese tejido suave tejido, ese tejido conectivo que discurre por todo el cuerpo cubriéndolo y conectándolo. La fascia da forma y estructura a nuestro cuerpo. Juega un importante papel en el movimiento de nuestro cuerpo y en nuestra psique.  Sería importante tener un buen conocimiento y todos nos beneficiaríamos de ser más conscientes de la influencia que la fascia tiene en la vida cotidiana y en el deporte especialmente.

A pesar de que la fascia ha estado al margen durante tanto tiempo, los médicos, los entrenadores y los fisioterapeutas probablemente conocían su existencia y función.

Históricamente, el dolor de espalda crónico se ha tratado con medicamentos y cirugía. cuando los deportistas se estancaban después de un largo entrenamiento, los fisioterapeutas trataban de aliviar el dolor y la tensión centrándose en los músculos, inervación, articulaciones, la coordinación y la fuerza, la fascia no se consideraba un contribuyente independiente.

La investigación ha cambiado significativamente esta forma de pensar durante los últimos años; La fascia ahora ha sido reconocida y entendida como un factor importante en la dinámica musculoesquelética, en lugar de ser un órgano de empaquetamiento inerte como se pensaba anteriormente.

Gran parte del conocimiento existente sobre la fascia tiene que ser revisado, y esto incluso creó un cambio de paradigma. Por ejemplo, el dolor muscular de aparición tardía que se observa después de un ejercicio intenso se origina en menor medida en el tejido muscular en sí, proviene principalmente de la envoltura fascial que rodea el músculo; el dolor de espalda a menudo no se debe a la degeneración del disco vertebral o intervertebral, sino a la fascia. Las lesiones deportivas no son necesariamente lesiones musculares, siendo más probable que sean lesiones de los componentes fasciales. Ahora, la fascia se considera uno de nuestros órganos sensoriales más importantes. El tejido conectivo incluso envía señales al cerebro, el corazón de nuestra conciencia. Todos los movimientos del cuerpo están coo-determinados por sensores en la fascia; si estos fallan, el cuerpo humano pierde su capacidad de controlar sus movimientos. La lista de estos nuevos hallazgos es enorme y se actualiza casi a diario con información de todo el mundo.

Esta información surge de investigaciones de médicos o biológos, fisioterapeutas y otros profesionales.

En 2009, la “Fascial Fitness Asociación” ya había comenzado a adaptar ejercicios relacionados con la fascia en un programa de entrenamiento con el objetivo de fortalecer, estimular y mantener la fascia de un modo específico. Hoy en día, la red de investigadores de la fascia, científicos del deporte y terapeutas del movimiento, que utilizan y desarrollan este entrenamiento específico de la fascia, se extiende por todo el mundo.

Ya hay cientos de libros y programas de entrenamiento disponibles, todos con más o menos las mismas promesas; mayor energía, fuerza corporal demostrada, mayor resistencia, un cuerpo más definido y mejor movilidad, salud y bienestar. En el caso de la fascia, entra en juego un componente hasta ahora desconocido. El entrenamiento de fascia con el propósito de optimizar el potencial de los logros conseguidos con el entrenamiento y promover un aumento en la eficiencia recién ganada. También fomenta una vida cotidiana sin dolor, alivia la rigidez y, sobre todo, es fácil de incorporar a un programa de entrenamiento. Esto significa que el entrenamiento fascial no tiene que reemplazar ninguno de sus programas de entrenamiento actuales, sino que debe complementarlos. Los enriquece con un cierto elemento que ha estado faltando hasta ahora. Durante muchas décadas, el énfasis en las enseñanzas de la ciencia y el entrenamiento del deporte ha estado en la fuerza, la resistencia y la coordinación; la atención se ha centrado principalmente en los músculos, la función cardiovascular y el control neuronal, con muy poca consideración de la fascia.

Muchos programas de entrenamiento enfatizan que entrenan la fascia, pero esto es solo parcialmente cierto, con frecuencia los programas no son movimientos específicos eficientes. En los programas comunes, fijos y estereotípicos, estos impulsos particulares suelen estar ausentes o surgen sólo por coincidencia y sin dosificación coordinada. en comparación, los atletas que entrenan para un maratón, por supuesto, también entrenan los músculos; sin embargo, su capacidad para el levantamiento de pesas no mejorará tanto como en un entrenamiento muscular especializado. Por ello, la formación específica es la clave para conseguir la optimización total. Ahora sabemos de la enorme importancia de la fascia para el funcionamiento de nuestros músculos y su óptima coordinación, pero también que la fascia necesita un tipo especial de estimulación. este conocimiento afecta los conceptos de entrenamiento que han sufrido varias modificaciones a lo largo de los años.

Después de haber entrenado previamente músculos individuales, aparentemente ahora estamos prestando más atención a los grupos musculares y los movimientos funcionales, y hoy surge algo nuevo: el entrenamiento debe cubrir toda la red fascial y sus largas cadenas en el cuerpo. El estado de la fascia influye en la cicatrización de las lesiones, así como en la recuperación después del entrenamiento y la competición. También determina mucho más.

La incorporación del entrenamiento de la fascia puede dar un toque final a su programa de ejercicios personal, lo que significa que no necesita hacer programas de ejercicios adicionales ni cambiar su programa de entrenamiento en absoluto. Los ejercicios propuestos se pueden integrar fácilmente y brindarán cuidado y mantenimiento de la red de fascia en su cuerpo.

Los ejercicios deben estimular el tejido coenectivo, regenerarlo y mantenerlo vitalizado y flexible; así podrás entrenar tus músculos aún más eficazmente, tus movimientos serán más fluidos y elegantes, y tu resistencia también aumentará. A medida que el entrenamiento de la fascia aumenta la capacidad de los tendones y ligamentos, conseguiremos:

  • evita la fricción dolorosa en las articulaciones de la cadera y los discos de la columna
  • protege los músculos de lesiones
  • mantiene el cuerpo en forma. Estos aspectos son particularmente importantes en la vida cotidiana, y también con el aumento de la edad.

El entrenamiento de la fascia es sorprendentemente sencillo: 10 minutos dos veces por semana son suficientes, no se requiere ropa o equipo especial, y todo el programa es simple y adecuado para el uso diario y para todas las edades y niveles de entrenamiento.

Las ventajas del entrenamiento de la fascia para el deporte y en la vida cotidiana son sencillas:

  • tus músculos trabajan más eficientemente
  • acorta el tiempo de recuperación después de un ejercicio intenso, por lo que el rendimiento deportivo aumenta.
  • tu movimiento y coordinación mejoran
  • tus movimientos parecen más elegantes y menos rígidos
  • tu postura y la forma de tu cuerpo son resistentes.

Los ejercicios para el entrenamiento de la fascia son ajustables para varios tipos de tejido conectivo y, a medida que envejecemos, lo cual es común para todos nosotros, el entrenamiento regular de la fascia debe ser una parte importante de nuestra rutina diaria. La fascia te mantiene en forma y, con el entrenamiento adecuado, puedes mantenerte joven y terso toda la vida. Por lo tanto, para mantenerse en forma y sentirse en buena forma, debe ejercitar su fascia con regularidad. En la vida cotidiana también hay otros efectos que conciernen a la fascia. Muchas personas están familiarizadas con dolencias comunes como dolor de espalda, problemas en el hombro y el codo, tensión en la nuca, dolores de cabeza y problemas en los pies. La profesión médica está reconociendo cada vez más que la condición del tejido conectivo juega un papel importante en todos estos síndromes, y que las alteraciones en el tejido conectivo pueden incluso ser la causa. Los problemas como la rigidez del hombro (hombro congelado) y el dolor lumbar a menudo se pueden reducir o eliminar por completo con tratamientos y programas de entrenamiento relacionados con la fascia.

Texto extraído del libro Fascial Fitness. Autor; Robert Schleip.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.